lunes, 29 de septiembre de 2008

¡¡¡Me han despedido!!! ¿¿Y ahora qué hago???


Después de un despido, mientras estás en el paro pasan mil ideas dentro de ti: puedo seguir buscando trabajo en lo que sé hacer, quizá pueda aprovechar para realizar los cambios en mi vida que siempre he querido hacer, no se hacia dónde dirigirme...
Mil ideas pasan por nuestra cabeza, cada una de ellas diferente según nuestro bagaje personal y profesional. Cada persona es un mundo, pero en el mundo existen al menos 4 casillas en las podemos que jugar.


En función de nuestra experiencia y competencias personales, expectativas, recursos y voluntad, nos situaremos en una u otra casilla. Cada una de ellas exige habilidades y mentalidades diferentes y ningún rol garantiza el éxito.
Y tú ? ----------------------- Valores

Empleado -------------------- Seguridad
Autónomo --------------------Independencia
Empresario ------------------ Busca ideas y equipos
Inversor --------------------- Busca oportunidades diferentes.

Cada casilla tiene un precio, si quieres algo primero debes averiguar cuál es y luego tienes que estar dispuesto a pagarlo. El inversor tiene que arriesgar y puede equivocarse. El empleado “bien pagado” siempre es un empleado, y ningún empleado es rico ni libre. El autónomo tiene libertad de horarios, pero tiene que buscarse los clientes. El empresario tiene que buscar ideas de negocio y crear equipos competentes.

En nuestra reflexión siempre surgen obstáculos y el más importante de ellos es el miedo, nuestros miedos personales son el principal freno, seguido de la comodidad, los malos hábitos financieros y sobre todo la ignorancia. Deberíamos estar siempre en continuo aprendizaje, es un error pensar que lo sabemos todo. “Si la educación te parece cara, prueba con la ignorancia”.

Debemos también revisar nuestras creencias, muchas de ellas irracionales o caducas:

- Creo que lo normal es tener un jefe
- Mi trabajo será para toda la vida
- Un master proporciona dinero y trabajo
- Tener una nómina es la meta
- Si asciendo trabajaré menos
- Mi pensión será suficiente

Podemos concluir que la educación clásica te entrena para ser un buen empleado, pero el éxito económico no se correlaciona con las notas académicas.
Antes de decidir, reflexiona y yo te aconsejaría que:
- Revisa tus creencias, quizá lo que en la época de nuestros padres funcionaba ahora ya no es criterio de éxito.
- No te endeudes por encima de tus posibilidades.
- Fíjate objetivos de ingresos y controla los gastos que no te aportan valor
- Empieza en pequeño pero pensando en grande.
- Pero sobre todo, haz algo que TE APASIONE y que te haga FELIZ.

Montse Chinchilla
Consultora Senior






2 comentarios:

David Soler dijo...

y yo añadiría:
1. Analizate bien: aprovecha tus puntos fuertes para encontrar qué posición del tablero es la tuya.
2. Busca muchas opiniones de conocidos, compañeros, ex-jefes etc...te servirá para ir dando forma a tu futuro.
3. No tengas prisas, no corras. Todo tiene su periodo de maduración. No por correr más llegarás antes.
4. Márcate un dead-line para cada etapa.
4. ... y un business plan personal siempre ayuda.

Buen artículo. Felicidades.

Anónimo dijo...

Muy buena reflexión, me ha ayudado mucho. Gracias